fbpx
Now Reading
Ricos de derecha o pobres de izquierda

Ricos de derecha o pobres de izquierda

Ricos de derecha o pobres de izquierda

La trampa de la pobreza aparente y la riqueza auténtica, han creado un exceso en el discurso de una derecha rancia que no acaba de entender los significados de las palabras. El hecho de cuestionar la fase e abrazos y no balazos y lo relativo con la austeridad republicana.

Conceptos que fingen no entender para justificar su idea del populismo, la democracia, el progresismo y hasta de la legalidad.

Cuestionan que no todos los partidarios de Morena sean pobres, porque para ellos deberían trasladarse en Metro y comer en el puesto de tacos de la esquina. Los conservadores exigen una congruencia entre el dinero que manejan y el que ganan los funcionarios públicos, confusión que nunca tuvo límites cuando ellos ejercieron el poder.

No entienden que lo obtenido con dinero obtenido con claridad y decencia puede ser gastado por quienes lo obtuvieron como mejor les venga en gana, sea cual fuere el partido al que pertenezcan o las simpatías ideológicas que tenga.

Ellos hablan de la polarización, cuando lo que hacen es profundizarla. Los pobres si bien fueron mayoría por muchos años, eran menos valiosos que los que tenían holgura económica, la cual utilizaban como la mejor prueba de su superioridad. Quienes impulsan y consolidan inútilmente la polarización es la derecha.

Cómo impedirle a un padre de familia que no se radicalice cuando sabe que las medicinas para su hijo con cáncer, no pudieron ser adquiridas en el Seguro Social porque ese dinero se lo entregaban a columnistas que disfrazaban la realidad de un México inexistente.

Cómo explicarle a una madre de hijo desaparecido, que no debe odiar a otros mexicanos si sabe que los presidentes se enriquecieron robando, haciendo negocios con empresarios corruptos, asociándose con delincuentes. La polarización no se crea en las conferencias matutinas, a menos que se considere a los mexicanos retrasados mentales. Se origina con hechos concretos y consumados.

Cómo pedirle que no polarice a un campesino cuya escuela para sus hijos no pudo construirse porque ese dinero se utilizó en promocionar la imagen del secretario de Educación Pública.

Lo que hace con esto la derecha es hacer pensar que la riqueza repele a los progresistas, y que éstos la atacan, aunque también la practiquen. Lo que menos quieren denunciar es el doble discurso, lo que les interesa es subrayar que los pobres o los que siempre deberán ser pobres, están contra la riqueza, la propiedad y el poder económico, de esa manera les resulta más fácil acercarlos a l comunismo que sólo existe en su cabeza.

Los conservadores viven en el pasado, sólo falta que el teman a la Revolución Francesa, al comunismo y el terrorismo y todos los fantasmas que inventan para infundir miedo.

La derecha tiene la consigna de hacer pensar que quienes militan en la izquierda odian a los ricos por el simple hecho de ser pobres. No se trata de una cuestión de escala da valore diferente sino de una manera de pensar impuesta que quieren generalizar para manipular, que tiene que ver con el aspiracionismo.

Si los pobres se exhiben como enemigos a muerte de los ricos, les es más fácil polarizar y más cómodo debilitar al contrincante. Así, cuando surge alguien del gobierno progresista con una residencia que vale millones de pesos le llaman exceso, cuando en realidad nadie está impedido a ganar lo que sus capacidades le ofrecen.

See Also
La doble cara

La mitología de la derecha se ha desvanecido rápidamente con la revolución de las conciencias. La primera gran victoria de este cambio fue el triunfo de López Obrador a la presidencia de la República, porque todos los medios convencionales lo presentaban como un peligro para México, la mayoría de la población no hizo caso, sabía que eran mentiras los pronósticos de desastre que presentaban en la televisión y la radio.

La revolución avanza y deja atrás las tergiversaciones de la realidad que los medios convencionales difunden, la población aprendió a diferenciar las verdades de las mentiras y los conservadores, en cambio, terminaron por creerse sus mentiras, porque consideran que las noticias de los medios tradicionales es la verdad.

Fueron muchos años de engaños de los medios, el gobierno pagaba millones de pesos diariamente para que se difundiera una gran mentira, la bonanza inexistente del país, gracias a la bendición de un grupo de delincuentes que se llevaban le dinero que la correspondía a los mexicanos.

Esta población está alerta y cuestiona todo y a todos. Esto desespera a la derecha que se asentí sobre las mentiras y la corrupción, porque ello significa retroceso en sus espacios políticos y administrativos.

Hemos vivido con un retraso tal que siempre estábamos en el pasado y es en ese pasado que añoran con nostalgia, algunos extrañando las migajas de dinero que les otorgaba el gobierno y otros, echando de menos las evasiones fiscales y la sobreexplotación de sus trabajadores.

La visión maniquea quedó siglos atrás pero los conservadores la extraen del pasado para obligar a la gente a ver negro todo lo que no es blanco.


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados

Scroll To Top