fbpx
Now Reading
La mente del emprendedor

La mente del emprendedor

La mente del emprendedor

El emprendedurismo no es una asignatura o una acción concreta. Es un estilo de vida. Ciertos conocimientos y destrezas pueden perfeccionar la gestión de una start up pero el espíritu empresarial no es una acción concreta. Debe visualizarse como un estilo de vida y el cúmulo de determinadas acciones y perfecciones para realizarla.

Javier Diaz, en su Guía de aprendizaje para emprendedores, devela algunos de los hábitos de quienes “naturalmente” emprenden. Consta de cinco acciones y cinco alineamientos para detectar oportunidades de negocio.

Las acciones son éstas:

1.Roderase de gente emprendedora. Las relaciones personales y profesionales influyen drásticamente en nuestra mentalidad. Entonces conviene rodearse de personas que inspiren y  reten. Es el primer paso para abrazar la convicción de transformar vidas y entornos.

  1. Leer. Existe una correlación directa entre la lectura y el afán de transformación. La principal inspiración para generar nuevas misiones se encuentra en los libros no sólo de temática empresarial, sino biografías, novelas, ensayos o hasta poemas. ¡Cómo saber que podrá desencadenar infinitas ideas?
  2. Asistir a eventos inspiracionales. Escuchar historias de otros emprendedores es una fuente de motivación y aprendizaje muy poderosa, además de que en estos eventos se pueden conocer personas con mentalidades análogas.
  3. Vender. Una excelente manera de hacer la transición entre empleado y emprendedor, es vender. Las ventas te ayudarán a desarrollar habilidades y capacidades muy importantes para los negocios. Y no existe un buen emprendedor que desconozca vender.
  4. Iniciar. Es concretar ideas aunque sea a pequeña escala. Es vencer el miedo a iniciar.

Oportunidades de negocio.

Ahora, ¿Cómo identificamos las ideas de negocio? El administrador de empresas y creador de ideas, asegura que existen cinco acciones importantes para lograrlo.

1.Ayudar  a tu cerebro a cambiar su forma de ver el mundo. La rutina es el principal obstáculo para hallar nuevas perspectivas e ideas. El mundo  aparecerá como inamovible. Sin embargo, involucrarse en nuevas actividades y formas de hacer las cosas, le genera maniabilidad al cerebro y emergen ideas y soluciones inesperadas. Entre ella, como brindar nuevos productos o servicios que respondan a necesidades y expectativas de mercado.

2.Atención plena a los negocios exitosos. Básicamente, el emprendedor debe hacerse tres preguntas acerca de cada negocio que le resulte interesante: ¿Qué problema resuelve? ¿Qué

See Also
La candelaria

producto o servicio ofrece? ¿Quién está pagando por dicho producto o servicio? Ver los negocios como el enlace entre Problema – Solución – Cliente, ayudará al emprendedor a entender mejor el mundo empresarial.

  1. Cuestiónate acerca de todo, jamás des por hecho algo, preguntarse constantemente “¿Qué sucedería si…?”, “¿Cómo podría hacerse esto de manera diferente?”, “¿Y por qué no…?” La curiosidad es la mayor fuente de ideas creativas.

4.Mantenerse actualizado. Estar al tanto de las tendencias del entorno permitirá descubrir grandes oportunidades para crear negocios con futuro y ser pionero en las industrias que se gestan. Conviene leer noticias del sector empresarial pero también de cultura, espectáculos, turismo y otros.

  1. Construir un muro de ideas, problemas y oportunidades que identifiquemos en el día a día.. Gracias a este ejercicio de pensamiento visual, tendrás una fuente constante de ideas creativas para los proyectos.

Todo esto es lo que crea una mentalidad única: la del creador de start up.


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados

Scroll To Top