fbpx
Now Reading
El crimen organizado en el proceso electoral

El crimen organizado en el proceso electoral

El crimen organizado en el proceso electoral

Es un actor dentro de la democracia ilícita, lamentablemente. Como ha ocurrido en la última década, se teme que las campañas electorales en este 2024 sean el teatro de múltiples dinámicas de violencia. En particular, a nivel regional, con candidatos en los estados del país. Tan sólo durante la cruzada electoral de 2021, 101 candidatos fueron asesinados en México.

 

El narcotráfico ya tejió sus redes a manipular a la clase gobernante. No es de ahora, desde hace más de tres lustros ha interferido al matar candidatos, vetar candidatos, movilizar el voto, inhibir el voto, intervenir abiertamente en la jornada electoral y levantar operadores políticos.

Sin duda se avecina una grave problema, debido a que claramente el crimen organizado va a estar muy activo, y sin duda, ése es el riesgo número uno de este proceso electivo donde se juega el futuro del país.

Esa interferencia a veces se refleja con el número de candidatas y candidatos asesinados, pero en otras ocasiones, la falta de ejecuciones también indica que todo el mundo se alineó y asumió que quien manda es el crimen organizado.

Las ejecuciones o la falta de ellas son el indicador relevante, que decir en cuanto al financiamiento ilegal que hacen de campañas políticas. Lo que no se ve, es algo invisible, la inhibición del voto o lo que hacen a la perfección: asustar a comunidades enteras mediante asesinatos, levantotes y extorsión.

Las pistas establecen que alzan a operadores políticos pero por miedo nadie denuncia. Su interés en los gobernantes, muy fácil, para manipularlos y controlar actividades económicas como la venta de cerveza, de cigarros, y la venta de materiales de construcción, extorsión, como fruto de que están operando desde las elecciones.

En poco menos de un año, el país se volcará a las urnas para elegir más de 20 mil cargos de elección popular de todos los niveles de gobierno, entre ellos la Presidencia de la República, 500 diputaciones, 128 senadurías, nueve gubernaturas, mil 580 ayuntamientos y 16 alcaldías en la CDMX.

El año electoral federal dará inicio en la primera semana de septiembre y no se podrán promulgar nuevas modificaciones a la ley electoral. Será hasta finales de 2023 cuando puedan realizar precampañas, mientras que las campañas iniciarán en abril de 2024.

 

Para los comicios del próximo año, el Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó ya el modelo de casilla única para que la ciudadanía vote para las elecciones federales y las locales en el mismo lugar. Sin embargo, para el INE, responsable de los comicios federales, existen diversos retos, entre ellos procesar un presupuesto con algunas economías para cumplir con la austeridad, sin comprometer la calidad de las elecciones.

See Also
Javier May y el Tabasco que sigue

Otro de los desafíos que integrantes del INE ven para el proceso 2023-2024, es lograr que los aspirantes, funcionarios y el propio Presidente de la República se sujeten a las reglas del juego. ¿Pero casi no dicen nada sobre el crimen organizado? Ese operador invisible, que mata, manipula y organiza. Todo sin asomarse a la democracia, pero si para desbaratarla.

Las suspicacias quedaron en el aire y ya comenzaron.  El empresario José Guadalupe Fuentes Brito y su hijo (operador de una extinta corcholata) fueron asesinados en la Autopista del Sol, en Guerrero. El empresario Daniel Flores Nava, amigo de otra corcholata, falleció en un accidente aéreo en Veracruz.

Zayma Zoraya Zamora, quien fungía como operadora del extitular de Gobernación, fue asesinada en el municipio de Poza Rica.

No cabe duda que el crimen organizado jugará un papel determinante en el 2024. Y esto, a penas empieza.

 


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados

Scroll To Top