fbpx
Estas leyendo
Cultura, contra del Banco del Bienestar. ¿Por qué no aceptan la tarjeta en taquillas? Libertad de prensa, Lozoya, Alimentos, Salud

Cultura, contra del Banco del Bienestar. ¿Por qué no aceptan la tarjeta en taquillas? Libertad de prensa, Lozoya, Alimentos, Salud

Roberto Fuentes Vivar.
Diario Ejecutivo

Este fin de semana me sucedió algo que puede considerarse a contracorriente de la IV Transformación: en las taquillas de la Secretaría de Cultura no aceptan pagos con tarjetas del Bienestar.

El sábado seis de mayo acudí al Centro Cultural del Bosque a ver una obra de teatro. Intenté pagar con mi tarjeta del Bienestar y me dijeron que no se podía. Por eso tuve que pagar en efectivo para ver la más reciente puesta en escena de Luis De Tavira

Nuevamente el sábado 13 de mayo llegué a la misma taquilla (ahora para ver una obra dancística “Los Grises”, que en realidad es un performance con obra plástica, música, danza y teatro y solo estuvo el fin de semana) y estaba seguro de que ahora sí recibirían el pago con mi tarjeta del Bienestar, pensando en que la semana anterior el rechazo se debía a una falla temporal en la terminal.

Lamentablemente no se trataba de una falla en la terminal, sino de una política, según me dijo el taquillero: no aceptan la Tarjeta del Bienestar. Es decir que para ver obras de teatro, danza o cualquiera de las actividades que promueve la Secretaría de Cultura el Banco del Bienestar no existe.

Desconozco si la titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Alejandra Fraustro, esté enterada de esta aberración. De ser así se trata de una especie de boicot contra las tarjetas en las que cada dos meses el gobierno deposita los apoyos a alrededor de 20 millones de mexicanos.

De no saberlo, es necesario que Fraustro se entere para que ponga fin a una actitud que va en contra de la política de la IV Transformación, que busca fortalecer precisamente al Banco y a la Financiera del Bienestar.

Es aberrante que:

Pueda usar esta tarjeta para comprar vinos y licores, pero no para adquirir los boletos para una obra de teatro.

Pueda utilizarla para adquirir cigarrillos en cualquier tienda de autoservicio o de conveniencia, pero no para poder comprar un boleto para ver un performance (por cierto la obra que fui a ver el sábado, es una de las propuestas más interesantes a las que he asistido en los últimos meses) promovido por la Secretaría de Cultura.

Pueda pagar la cuenta en una cadena estadounidense de comida rápida, pero no para conocer cuáles son las tendencias musicales, plásticas, dancísticas o dramatúrgicas de los creadores mexicanos.

Pero eso sí, mientras tanto, los bancos están haciendo su agosto con los retiros de tarjetas del Bienestar. Comenté hace unos días que me cobraron casi 32 pesos por sacar dinero en efectivo de un cajero de Banorte.

Pero no es el único caso. En internet encontré la siguiente tabla de las comisiones que cobran diversos bancos por retirar dinero de las tarjetas del banco que busca ser una institución financiera del pueblo y para el pueblo:

Santander 30 pesos

Banco Multiva: 40 pesos

Citibanamex 26.5 pesos

BanBajío 20 pesos

HSBC: 30.9 pesos

BBVA 29.5 pesos

Te puede interesar
El wincklerazo

Banorte 30 pesos (en la realidad son 43 pesos)

Inbursa 15 pesos

BanCoopel: 15.52 pesos.

Precisamente en esta semana que recién concluyó varios amigos de Facebook me informaron que habían sacado una cuenta en el Banco o en la Financiera del Bienestar, para solidarizarse con la IV Trasformación, lo cual es una medida loable por parte de personas que están convencidas de este gobierno y ha decidido apoyarlo.

Lo grave es que la Tarjeta del Bienestar no sea aceptada en las taquillas de la Secretaría de Cultura. Ojalá Alejandra Fraustro haga algo para remediar esta situación, pues la cultura debe ser una de las prioridades para las personas de la tercera edad, quienes cada dos meses recibimos los apoyos que ahora son constitucionales y así como necesitamos alimentos, también requerimos alimento para el alma.

Dice el filósofo del metro: la incongruencia puede ser por falta de conciencia.

Tianguis

Este fin de semana se presentaron varias acciones que limitan, coartan o frenan la libertad de expresión y el libre ejercicio de la profesión periodística. Concretamente, el juzgado noveno de distrito en materia de amparo con sede en la Ciudad de México concedió una suspensión provisional para que la Fiscalía General de Justicia (FGJ) se abstenga de difundir cualquier tipo de información sobre el ex delegado de Benito Juárez, Christian von Roehrich, al considerar que se afectan sus garantías individuales. El panista está acusado de corrupción y de relacionarse con el llamado cártel inmobiliario. El fallo –aun no definitivo- se dio a conocer en la página del Consejo de la Judicatura Federal, y en él se ordena suspender la emisión de boletines, fichas informativas, ya sea por redes sociales o medios de comunicación, relacionadas con el panista. Esta suspensión estará vigente hasta el 19 de mayo, cuando el juez determine si le concede la suspensión definitiva… Otro asunto –más grave todavía- es que la periodista gráfica María Luisa Severiano de La Jornada (a quien expreso mi total solidaridad) fue agredida por dos individuos de la Fundación Vida Sana con Calidad, presumiblemente ligados a la alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas. La agresión se realizó cuando la compañera cubría el evento por el Día de las Madres la noche de este viernes en el Monumento a la Revolución. Ahí los dos sujetos le dijeron: “tú no pasas, los demás sí, no queremos a La Jornada”. Investigaciones posteriores de ese periódico, indican que esa fundación es por decirlo en palabras llanas, un organismo “fantasma”, cuyas oficinas se ubican en un inmueble desocupado. La jefa del gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, dijo que el maltrato a la periodista “es inaceptable”; la llamó por teléfono para preguntarle si se encontraba bien, le ofreció una disculpa y reiteró que los agresores no trabajan en el gobierno capitalino y que ella iba a checar el asunto de manera personal… Otro asunto ocurrió en Cuernavaca, en donde Tania Valentina Rodríguez Ruiz, legisladora plurinominal por el PT, tuvo un intercambio verbal con la reportera Leticia Villaseñor de MVS. La legisladora acusó a la comunicadora de cumplir órdenes para provocar a los diputados. Y sostuvo una desafortunada afirmación: “Cuando maten a un periodista quiero seguir escuchando a la que se está burlando. Cuando maten a un periodista los voy a ver marchando en las calles molestos por lo que está pasando”. El hecho ocurrió en un encuentro en el cual los señalamientos contra la prensa iniciaron con Christian Iván Velasco Alcocer, presidente de la Federación de Colegios y Asociaciones del estado de Morelos, quien acusó a la prensa de estar cooptados por el Ejecutivo, y dijo que fueron objeto de un “ataque” directo por parte de dos reporteros en su rueda de prensa, realizada una hora antes. Ahí el legislador por Morena, Alejandro Martínez Bermúdez, presidente de la Junta Política y de Gobierno, secundó el discurso contra la prensa: “cuando los medios se cooptan se silencia la verdad y es lo que está pasando aquí en Morelos, nos están tapando la discursiva porque los medios comunicación masiva aquí en Morelos están cooptados y nos dejan a medios chiquitos que no dan amplia difusión”… Interesante que, de acuerdo con el abogado Miguel Ontiveros Alonso, defensor de Emilio Lozoya Austin, Petróleos Mexicanos, por unanimidad en su Consejo de Administración, ya aceptó la suma final por concepto de reparación del daño sobre los casos Odebrecht y Agronitrogenados. Ontiveros Alonso señaló que la empresa paraestatal que encabeza Octavio Romero ya aprobó y presentó ante el órgano jurisdiccional correspondiente, la suma final por concepto de reparación del daño. Precisó que el monto de 10.7 millones de dólares por reparación de daño de ambos casos, ya fue reclamado por las instituciones del gobierno federal, formalmente y por escrito, ante el órgano jurisdiccional perteneciente al Poder Judicial de la Federación. Con este dinero propuesto por Lozoya se resarcirían los daños, pero el caso continuará por lo que habría dicho el propio exdirector de Petróleos Mexicanos sobre las redes de corrupción en el pasado gobierno… Interesante que el Banco Mundial prevé una drástica reducción en los precios de los alimentos en este año. El informe Commodity Markets Outlook (Perspectivas de los mercados de productos básicos) pronostica que en 2023 el ritmo de descenso de los precios de los productos básicos a nivel mundial será el más acelerado desde el inicio de la pandemia de COVID-19, lo que empaña las perspectivas de crecimiento de casi dos tercios de las economías en desarrollo que dependen de las exportaciones de ese tipo de productos. Se estima que la caída de los precios no brindará demasiado alivio a los casi 350 millones de personas de todo el mundo que sufren inseguridad alimentaria. Si bien se prevé que los precios de los alimentos caerán ocho por ciento en 2023, serán los segundos más altos desde 1975. En general, se prevé que, en 2023, los precios de los productos básicos disminuirán un 21 por ciento respecto del año pasado… Como lo señalé en este espacio, el viernes el periodista Vicente Serrano presentó al presidente Andrés Manuel López Obrador el caso del fallecimiento de su padre y lo que significa el lucro privado con la salud de los mexicanos. El mandatario dedicó parte de su mañanera a hablar del tema y dijo que “es lamentable que en cuestiones que tienen que ver con lo humano, se esté pensando en el negocio, en el lucro, pero eso es el neoliberalismo, es deshumanizar todo, lo que importa es el dinero, lo material”. Aseguró que sus antecesores destruyeron la salud pública porque querían que solo se atendiera quien tuviese para pagar una clínica privada. Incluso dijo que la propuesta de desaparición del Fideicomiso de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por 20 mil millones de pesos, podría servir para construir seis grandes hospitales y equiparlos. Pero eso es lo que no quieren los conservadores. Desde luego reiteró la forma en que se desmanteló el sistema de salud pública en los gobiernos anteriores, al grado de que en el ISSSTE todo fue privatizado, hasta las ambulancias.

[email protected]


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados

Subir al inicio