Categorías: Columnistas

Eduardo Margolis, un judío infiltrado en el gobierno mexicano

Norberto Vázquez
Expedientes MX

El nombre del judío Eduardo Cuauhtémoc Margolis Sobol suena por todos lados. Su experiencia como presunto ex agente del Mossad, organismo de inteligencia israelí, le ha permitido infiltrarse en las entrañas del gobierno mexicano, sobre todo, en las administraciones del PRI y en PAN. Durante dos sexenios, le habló al oído a Genaro García Luna creando una verdadera estela de actos fuera de la ley y en total impunidad.

En México, participa como accionista en una impresionante cantidad de empresas que se dedican a cosas tan dispares como la belleza, la educación, la ferretería o la seguridad. Se codea con Isabel Miranda de Wallace y con la comunidad judía de Polanco, Margolis tenía estrechos lazos con Genaro García Luna y con Luis Cárdenas Palomino.

Este personaje, quien vendió el malware Da Vinci a autoridades mexicanas para realizar espionaje ilícito en contra de políticos, activistas y periodistas, ha sido señalado también como el principal instigador del telemontaje que llevó a la cárcel a Florence Cassez y mantiene en prisión a Israel Vallarta. Las diversas pesquisas en el caso Florence Cassez apuntan a que Israel Vallarta fue víctima de una operación orquestada por el entonces director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), García Luna, hoy preso en Estados Unidos en espera de su juicio por narcotráfico, a petición de Eduardo Margolis, éste un poderoso empresario enfrentado al hermano de Florence Cassez, Sebastien, por negocios.

Margolis habría tenido vínculos –directos o indirectos– con las partes implicadas en este caso: con Florence Cassez, de cuyo hermano, Sebastien, fue socio, con Israel Vallarta, ex novio de Florence y presunto jefe de la banda de secuestradores Los Zodiaco. Con Cristina Valladares, una de las víctimas de secuestro, y con funcionarios de la AFI, cuyo titular en 2005 era Genaro García Luna.

Margolis Sobol fue señalado junto con el ex policía Luis Cárdenas Palomino de cometer actos de tortura y secuestro, según el dictamen pericial realizado a Israel Vallarta. En el documento de 205 páginas, los peritos en derechos humanos, el médico cirujano Adrián Ramírez López (con cédula 1396538) y la maestra en psicólogía, María Isabel Mazo Duarte (con cédulas 5721526 y 5784148), acreditaron ante el Juez Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de México, el 8 de noviembre de 2016, que Israel Vallarta Cisneros “sufrió humillaciones, vejámenes, agresiones sexuales, amenazas, privación sensorial de alimento, agua, descanso y sueño, y que éstas le causaron severos y duraderos trastornos psicológicos”. El nombre de Eduardo Margolis aparece en el dictamen 22 veces, y las referencias a su nombre de pila se hacen en 13 ocasiones, específicamente para aludir a su presencia en eventos de tortura contra Israel Vallarta.

Sin duda, según este documento, detrás de bambalinas era muy importante su actuar a lado de gobierno federal. Era tan influyente durante el sexenio de Felipe Calderón que las ayudas proporcionadas por Eduardo Margolis a García Luna, fueron a través de construir un equipo de trabajo sin fisuras entre los que destacaban Ramón Pequeño, Facundo Rosas y Luis Cárdenas Palomino, además de Maribel Cervantes y Omar García Harfuch, actuales encargados de la seguridad pública en el Estado de México y la Ciudad de México, que también estaban en ese entorno. Todo un personaje que incluso se le involucra en la venta y asesoría a diversos gobiernos estatales y federales de equipo para espionaje telefónico.

Todos los indicios señalan a que Margolis fue el promotor en México del malware Da Vinci Infection System, desarrollada por la empresa italiana Hacking Team, cuya tecnología fue vendida al gobierno federal y a estados gobernados por el PRI y el PAN entre el 2000 y el 2018. En 2005, se presume asesoraba una casa de espionaje liderada por Enrique Cruz “La Cobra” que fue desactivada en la CDMX en la administración de Andrés Manuel López Obrador.

También es asesor de Isabel Miranda de Wallace, que con toda la prepotencia de una persona apoyada por las autoridades, mantiene encerrada desde hace 12 años a Brenda Quevedo, sobre quien la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha pedido su liberación.

En nuestro país, desde que en 2005 personalmente tuve un encuentro con Jorge Khoury Layón, supe que Margolis ofrecía fundamentalmente sus servicios a la comunidad judía de Polanco, ya que presumía contar con un equipo súper profesional que se desempeñaba como intermediario para resolver secuestros, por lo que Margolis se ostentó durante años como una especie de jefe de seguridad de la comunidad judía de México.

Así, este personaje ha operado en México con total libertad asumiéndose como autoridad o simplemente manipulándola. De acuerdo a varios testimonios, Margolis presuntamente ha realizado posibles actividades ilícitas al que tachan de poderoso, prepotente y vengativo.

Suscríbete a nuestro canal de Youtube y síguenos en nuestras redes sociales, Instagram, TwitterFacebook

Compartir

Entradas recientes

Las zonas arqueológicas de Ichkabal y Paamul 2 fortalecerán el turismo rural

Gobierno de México avanzan trabajos en Quintana Roo Las zonas arqueológicas de Ichkabal y Paamul…

6 horas hace

2 de octubre, herida nacional que no cicatriza…

2 de octubre, herida nacional que no cicatriza…

6 horas hace

AMLO envía condolencias a familiares de marinos muertos y heridos tras desplome del helicóptero de SEMAR

AMLO envía condolencias a familiares de marinos muertos y heridos tras desplome del helicóptero de…

7 horas hace

Ángela Aguilar con nueva muñeca

Ángela Aguilar con nueva muñeca, del video de Dime Cómo

7 horas hace

Rusia podría haber secuestrado al director de central nuclear de Ucrania

Rusia podría haber secuestrado al director de central

8 horas hace

AMLO realiza recorrido por las obras del Corredor Interoceánico

AMLO realiza recorrido por las obras del Corredor Interoceánico

10 horas hace